Cómo asignarle una calificación a una acción

Con base en el desempeño actual, las proyecciones y la valoración de la compañía, los analistas asignan a las acciones calificaciones de compra, venta o mantener.  Conoce los parámetros que se deben ter en cuenta para asignar cada una de estas calificaciones.

RECOMENDACIÓN DE COMPRA

Se le otorga a empresas con buen desempeño financiero, con perspectiva de crecimiento y una valoración atractiva, lo que implica que existe un interesante potencial de valorización en el mediano y largo plazo.

Existen dos escenarios comunes de empresas que recibirían una recomendación de compra:

Escenario 1: Empresa con perspectiva de Crecimiento en Ventas y Utilidades, márgenes de rentabilidad estables o crecientes endeudamiento bajo o moderado, flujo de caja operativo positivo y una valoración atractiva (se considera barata).

Escenario 2: Empresa con debilidad financiera que muestre mejora en indicadores financieros, tenga una perspectiva de mejora o crecientito en ventas y presente una valoración atractiva.

Cada firma comisionistas tienen un estándar de rentabilidad para la calificación de compra, sin embargo, el promedio apunta a un potencial de valorización mayor al 20% para otorgar esta calificación.  Si no se ve un potencial que supere la meta definida por la firma, es probable que le asignen una calificación de mantener.

 

RECOMENDACIÓN DE VENTA

Se le asigna a empresas con una perspectiva del negocio negativa o acciones sobrevaloradas.

Escenarios comunes de empresas con calificación de venta:

Escenario 1: Empresa con perspectiva de caída en ventas y utilidades, márgenes estables o decrecientes perspectiva de flujo de caja negativo, endeudamiento creciente y una valoración alta o justa.  En este caso, lo que prima es que la acción no está barata y ante la caída de ingresos, debería tener un ajuste hasta un precio razonable para su condición.

Escenario 2: Empresa con perspectiva de Crecimiento en Ventas y Utilidades, márgenes de rentabilidad estables o crecientes endeudamiento bajo o moderado, flujo de caja operativo positivo y una valoración alta (acción cara).  Pese a que la compañía tiene lo necesario para justificar mayores alzas, el precio de la acción refleja un crecimiento superior al potencial, por lo tanto se considera cara; el analista da esta recomendación con la expectativa que la acción descienda a un valor justo.

RECOMENDACIÓN DE MANTENER

Esta calificación se suele usar cuando la compañía se encuentra en un valor justo, su potencial de crecimiento es muy bajo o se espera información que permita definir la tendencia de largo plazo de la empresa.   Es sinónimo de “ante la duda mejor abstenerse”.

Escenario 1: Empresa con perspectiva positiva pero que  encuentra a una valoración justa, se podría decir que el precio ya incorpora la perspectiva de crecimiento futura.  Se asigna recomendación de mantener por que no existen razones para que la acción caiga, pero no se observa la probabilidad de amplias valorizaciones en el mediano plazo.

Escenario 2: Empresas con debilidad financiera pero con una acción que ha caída lo suficiente para que lo analistas consideren que se debe esperar a tener mayor información.   Cómo la acción ya se puede considerar barata, pero la empresa no tiene un cambio en su perspectiva, lo más recomendables es esperar o mantener.

La calificación de mantener se suele asignar a compañías que no tiene un panorama financiero y de valoración claro, por lo que la tendencia de su acción suele ser lateral. 

Ya conoces los parámetros para calificar empresas, ahora debes aprender análisis financiero y modelos de valoración para realizar tus propias recomendaciones.  No se te olvide pasar por nuestra sección de corsos gratuitos para aprender más del tema. 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado